¿Qué es la cláusula suelo en un préstamo hipotecario?

Las cláusulas limitativas del tipo de interés de los préstamos hipotecarios, también conocidas como cláusulas suelo se han convertido en la actualidad en un problema para muchas familias, que han descubierto que, a pesar de las sucesivas bajadas del Euribor – tipo de referencia más frecuente en los préstamos hipotecarios suscritos en España- y que lo han llevado a mínimos históricos, no se han beneficiado sin embargo, de la consiguiente rebaja en las cuotas que han de satisfacer a la entidad que en su día les concedió el préstamo.

Este tipo de cláusula es una disposición que la entidad financiera puede incluir en el momento de firmar un contrato de préstamo, en la que se establece un tipo mínimo de interés que servirá para determinar la cantidad a pagar en las sucesivas cuotas aunque el tipo que sirve de referencia al préstamo sea inferior.

A la hora de contratar un préstamo hipotecario, es de vital importancia conocer y ser informado/a adecuadamente de los eventuales cambios que puedan producirse en las cantidades a satisfacer como consecuencia de las cláusulas contenidas en el contrato (la llamada letra pequeña del contrato). La cláusula limitativa del tipo de interés en los préstamos hipotecarios (cláusula suelo) establece cuál será el tipo mínimo de interés aplicable, con independencia de las variaciones que pueda experimentar el tipo de referencia del préstamo.

Así pues, se conoce como cláusula suelo de la hipoteca aquella que fija un tipo de interés mínimo que habrá de ser satisfecho en todo caso, pese a que el interés resultante de la suma del Euribor y el diferencial pactado en el contrato sea inferior. También se denomina así cuando se establece un porcentaje inferior al Euribor aunque su valor en el mercado sea otro.

En algunas ocasiones también se incluye la denominada cláusula “techo” en el préstamo hipotecario, dicha cláusula hace referencia al tipo máximo de interés que se aplicará en el contrato de préstamo, máximo que normalmente superará los valores habituales de mercado. De manera que un préstamo puede tener un “techo” del 12% aunque el valor de Euribor en España nunca haya superado el 5%.

Situación actual

Especial transcendencia tiene en esta materia la doctrina sentada por el del Pleno de la Sala 1ª del TS en Sentencia de 9 mayo 2013 y reiterada en otras posteriores (16 de julio de 2014 y 24 de marzo de 2015), en la que se declara en el caso concreto, la nulidad de las cláusulas “suelo” contenidas en las condiciones generales del contrato, entre otros motivos por la falta de adecuada información al consumidor sobre los riesgos que entraña para él suscribir contratos en los que se comprenda este tipo de cláusulas. De igual manera se reconoce el derecho del prestatario a la restitución de los intereses que hubiese pagado a partir del 9 de mayo de 2013 como consecuencia de las citadas cláusulas suelo.

A finales del mes de Octubre, la Comisión Europea, remitió un documento al Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en el que puso de manifiesto la situación de abuso por parte de la banca española debido a la comercialización de hipotecas con cláusulas suelo. En dicho documento se solicitaba que se reintegrara lo cobrado con carácter retroactivo, lo que, según los cálculos de Adicae, supone de media una pérdida de unos 3.000 euros al año para cada afectado. Al mismo tiempo que son este tipo de límites a la caída del Euríbor los que tienen un papel determinante en casi el 90% de los desahucios.

Adicae ha calculado que en España hay dos millones de hipotecas con cláusula suelo fijadas en una media del 3.5%, lo que significa que el tipo de interés que se aplica como consecuencia de estas cláusulas resulta entre un 426% y un 200% superior al que debería aplicarse, teniendo en cuenta el desplome del Euríbor, y considera que gracias a la supresión de las cláusulas suelo se evitará un total de 200.000 ejecuciones hipotecarias.

Si tiene alguna duda sobre su hipoteca, si ésta incluye una cláusula suelo o si quiere información acerca de las posibilidades y de cómo iniciar el proceso para solicitar la eliminación de dicha cláusula a su entidad bancaria, no dude en ponerse en contacto con Selva & Lorente disponemos de los mejores especialistas en derecho hipotecario.